Antiguos usos médicos de los minerales

Compartimos con ustedes el artículo publicado el pasado 14 de octubre en el diario El Tribuno, por Ricardo Alonso.

Remedios Minerales Mágicos

Los antiguos ‘médicos‘ Kallawayas recorrían el espacio andino portando en sus chuspas distintos remedios de naturaleza herbolaria y mineral. Sobreviven éstos aún en Bolivia y no es raro encontrarlos en el norte argentino en algunas de las festividades, por caso la feria y fiesta de Sumalao. Existe una gran variedad de rocas, tierras, minerales metálicos y no metálicos, cristales, piedras semipreciosas, sales y fósiles que se utilizan ampliamente en toda una gama de curaciones y sanaciones, tanto del cuerpo como del espíritu. Generalmente se pueden encontrar algunos de estos productos en proximidades a los mercados de pueblos y ciudades andinas; entre ellas: Salta y Jujuy. El Dr. Néstor H. Palma, reconocido antropólogo argentino, menciona algunos de los productos de la farmacopea no herbolaria en su ya clásico libro ‘La Medicina Popular en el Noroeste Argentino‘ (Buenos Aires, 1978).

Personalmente he observado el fenómeno en algunas localidades de Perú, Bolivia y el norte argentino donde en mayor o menor medida aparecen representadas las sustancias minerales y sus particulares usos ‘médicos‘ o mágicos. Uno de los más difundidos es la piedra imán. Se trata del mineral magnetita, un óxido de hierro negro que tiene magnetismo natural. Dicen que sirve para ‘atraer el dinero‘. Venden además la magnetita finamente molida como ‘comida para la piedra imán‘. Distinguen la piedra imán macho y hembra según cual atraiga más metal. Otra es la ‘piedra del rayo‘ que es el material fundido que se produce durante una descarga eléctrica atmosférica.

En las dunas de Abra Pampa se han encontrado tubos de sílice conocidos como fulguritas que responden a esa tipología. Las usan como protección contra los rayos y con fines curativos para el asma, soplos y sustos. Según el color la llaman de San Gerónimo a la marrón, de Santiago a la roja y de Santa Bárbara a la negra. Los cristales cúbicos grandes de sal de roca se conocen como ‘sal de compa‘ y la utilizan tostándola sobre una lata y colocándola en una bolsita de tela que ponen en el lugar de la ‘puntada‘, esto es en la neumonía o costado. Llaman ‘taco‘ a una arcilla lacustre rica en materia orgánica a la cual mezclan con almidón de trigo y clara de huevo batida para ‘pérdidas de la mujer‘.

Otra ‘receta‘ con el mismo fin es calentando la collpa (carbonato de sodio), junto con el taco y sebo de pecho de llama. El cyguayro es un complejo de tierras de 12 colores. Se trata de distintos materiales provenientes de rocas policromáticas que las diluyen en agua para darlas como medicina para curar la ‘mala boca‘, el ‘mal deseo‘ o para el ‘mal aire‘. La piedra bezoar muy apreciada en las distintas culturas como un remedio contra el veneno de acuerdo a la etimología persa del vocablo, es simplemente un cálculo que se puede hallar en los intestinos o estómago de los animales.

En nuestra región la más común es la de los camélidos, especialmente las llamas y las vicuñas, a la cual llaman ‘jaientilla‘. Se trata de concreciones calcáreas y las utilizan como antídotos contra venenos y en la cura del susto. La ‘piedra águila‘, tal como se la conoce por estos lares, corresponde a fósiles y más precisamente a un tipo de conchillas marinas grandes que se encuentran en las rocas silúricas de Bolivia. Se trata del braquiópodo Clarkeia antisiensis que se utiliza para el susto, como antídoto de venenos y en enfermedades cardíacas. En realidad es una simple roca producto de la transformación de la materia orgánica de lo que hace cientos de millones de años fue un invertebrado marino. También está la ‘piedra bisal‘ o ‘piedra bizarra‘, que es una roca silícea vítrea utilizada para casos de fiebre o distintas modalidades del susto. La variedad geológica de estas rocas silíceas es muy grande en sus composiciones y orígenes. Llaman ‘Tierra de la Virgen‘ a unas hojuelas del mineral hematita en su variedad oligisto, un óxido de hierro rojo que se caracteriza por presentarse como pequeños espejitos y que usan contra el susto.

En igual sentido se utiliza la ‘Tierra Mataca‘, que es una especie de arcilla calcárea o marga. También entre las tierras, la pasalla o chacco, además de ser una arcilla comestible utilizada en las prácticas de la geofagia, se cree que alivia los dolores de la gota. El jaspe se lo utilizaba para las hemorragias además de la creencia que protegía de los daños y otras maldades que se hacían a las personas. La turquesa, un fosfato de aluminio y cobre hidratado, muy apreciado como piedra de adorno desde tiempos antiguos, es señalada para la cura de los dolores de garganta. Entre las numerosas variedades de cuarzo se dice que el blanco sirve para la concentración en el estudio y que evita las distracciones; el rosado para las cuestiones del amor y del corazón; el azul para atraer a los clientes; el violeta o amatista contra la envidia o las brujerías; mientras que la ágata protege de las vibraciones negativas. Es interesante señalar que la piedra que distingue a la Argentina en el mundo, la rodocrosita, es un mineral rosado de carbonato de manganeso procedente de Catamarca.

Es muy común verla en objetos de adorno y en anillos, pulseras y collares. Sin embargo, desde la visión mágica se la comercializa como una cura de amor, para atraer a la pareja y para favorecer el sexo. El ónix azul o celeste cielo, que se da en minas de la Puna del límite Salta-Jujuy, se lo tiene en estima para la salud y el dinero. En igual sentido la pirita, el sulfuro de hierro más común y que muchos confunden con el oro por su color, también se sostiene que atrae el dinero. La malaquita, que es el carbonato de cobre de color verde, se la considera como un mineral que saca el dolor físico y elimina las angustias. La calcita, que es el carbonato de calcio y se presenta en decenas de variedades, incluso formando las rocas calizas y los mármoles, se la ‘receta‘ para reumas, artritis, artrosis, caída de cabello y fortalecimiento de los huesos.

El coral, que es otra variedad del carbonato de calcio, cuando es rojo se dice que es efectivo contra la envidia. En todo el mundo y desde la más remota antigüedad se buscó relacionar a las rocas y minerales con cuestiones médicas o mágicas. Cientos de libros han sido escritos en ese sentido. Sin embargo el análisis de esta nota está centrado en el uso especial que se le da al reino mineral en la farmacopea y magia de nuestra propia región andina.

Fuente: El Tribuno