Controles ambientales en Pirquitas

En Mina Pirquitas, como en la mayoría de los proyectos mineros radicados en la provincia, en la actualidad, se trabaja responsable y comprometidamente en estrictos controles y estándares de gestión ambiental, en cada una de sus tipologías. Para el caso del manejo de residuos, se destacan los trabajos identificados como “segregación de residuos en origen”.

En la actividad minera en la provincia, más allá del momento en el que se encuentre cada proyecto, uno de los requisitos básicos es la presentación permanente y actualizada de informes de impacto ambiental. Los mismos dan cuenta del quehacer minero en tanto afirman el compromiso de dar a conocer (con fundamentos técnicos)cómo se maneja el sector en relación al medio ambiente y el tratamiento de residuos. La Secretaría de Minería e Hidrocarburos de la Provincia, es por Ley, la autoridad de contralor estatal, a la cual le compete la recepción y gestiones pertinentes de dichos informes de impacto ambiental que son sometidos a extensos períodos evaluatorios que culminan en las autorizaciones para el desarrollo de la actividad (dicha articulación con otras instituciones tales como los demás ministerios, secretarías, las comunidades, la UNJu, etc. se da en el espacio reconocido como Unidad de Gestión Ambiental y Policía Minera – UGAMP).

Parte de la gestión ambiental del sector minero, es hoy, ejemplo para muchas de las otras actividades en industria en nuestra provincia. Lo que reconocen desde el sector minero es que, en muchos casos es necesario desmitificar viejos prejuicios que se sustentan principalmente en el desconocimiento técnico. En relación al trabajo que desarrolla Mina Pirquitas, el Ing. Ángel Solís, Gerente de Medio Ambiente y Relaciones Comunitarias, destaca: “realizamos un tratamiento exhaustivo, responsable y planificado de los residuos generados en nuestro proyecto minero. Claro que estos procesos implican ciertas particularidades. Inicialmente la descripción y tipificación de los residuos resulta dinámico de acuerdo a las obras que se estén realizando en el proyecto. Cada empresa o sector del proyecto al incorporar nuevas tecnologías o nuevos procedimientos, genera nuevos residuos, los cuales son gestionados con hojas de seguridad y clasificados para llevar a la disposición final más adecuada de acuerdo a la legislación nacional y provincial”.

El modelo de la “segregación de residuos en origen”

Con respecto al modelo de gestión de residuos en MPi, Solís explica que “es un sistema en donde se clasifican residuos sólidos y semisólidos, según su magnitud y origen. Hay cuatro tipos principales: domésticos, industriales, patogénicos y residuos mineros masivos.Los residuos domésticos, son los corrientes de cualquier edificio de trabajo; particularmente oficinas, comedores, espacios comunes y dormitorios; en donde se proveen contenedores plásticos para que cada empleado pueda realizar la disposición de los mismos en forma clasificada. Gran parte de ellos -siempre que no hayan tenido contacto con sustancias peligrosas-, son separadosy acopiados, y luego reciclados por entidades autorizadas.En tanto, los residuos tales como comida y restos de la misma son dispuestos como Relleno Sanitario”.

“Los residuos industriales son los que se generan en las actividades relacionadas con las operaciones auxiliares a la actividad, con el mantenimiento de los equipos y maquinarias que se emplean en las operaciones de la mina y en el proceso de tratamiento del mineral. Principalmente son metales, maderas y gomas; los cuales -de no haber contactado sustancias peligrosas-, son reutilizados ya sea dentro de la misma operación, o bien, comercializados a través de los proveedores”.

“Se considera residuo peligroso a todo aquel residuo que pueda causar daño, directa o indirectamente al ambiente. Para una disposición adecuada se tiene en cuenta la peligrosidad, cantidad y frecuencia de generación de los residuos. Los principales grupos de residuos peligrosos que se generan son:líquidosde los talleres de mantenimiento (aceites, hidrocarburos);filtros de aire, aceite y combustible; suelos y absorbentes con hidrocarburos (pueden generarse como resultado de accidentes o fugas); sólidos con hidrocarburos o residuos comunes que han entrado en contacto con residuos peligrosos; envases de sustancias peligrosas (recipientes de aerosoles, latas de pinturas, solventes o pegamentos, etc); tubos fluorescentes; tintas y tóner de impresoras; residuos de explosivos; envases y envoltorios de reactivos químicos. Cada uno de los mencionados, por separado, son embalados, preparados, drenados, procesados, tratados, dispuestos y etiquetados para su posterior disposición o traslado, según correspondiera”.

La gestión de residuos peligrosos implica protocolos y equipamiento de seguridad, siempre obligatorios de cumplir. Inicialmente se realiza una disposición temporal en el sitio de origen, según se indica mediante contenciones dobles, precintos, bolsas, contenedores y bateas impermeabilizadas. Los contenedores y/o bolsas de residuos peligrosos son trasladados por el área generadora al Patio de Residuos Peligrosos, donde se descargan con apoyo mecánico. Al momento de la disposición se emite un comprobante de los residuos depositados. Los residuos peligrosos se disponen, luego, en contenedores identificados y con tapa, ubicados sobre una superficie impermeable. Luego son retirados por un transporte autorizado y trasladados al procesador habilitado, para su disposición final.

En cuanto a los residuos patogénicos, son los provenientes del centro médico,se depositan temporalmente en un sector especialmente diseñado para el almacenamiento temporal de los mismos en un área cercana al servicio médico. El sitio se encuentra debidamente señalizado, y los residuos se colocan en recipientes rotulados y cerrados a la espera de ser trasladados a disposición final por un transportista habilitado. Luego se extiende un certificado de recepción y disposición final del mismo, emitidos por autoridades de contralor competentes.

Finalmente los residuos mineros masivos, son los que se producen durante la etapa de destape y de explotación de la mina, por lo se genera masivamente roca estéril que es removida a las escombreras.

Finalmente Solís concluye: “En MPI Trabajamos para mejorar continuamente el desempeñoambiental de la compañía, ya que consideramos la política ambiental como prioridad corporativa. Entre nuestros programas y prácticas de trabajo en materia ambiental desarrollamos, diseñamos y operamos instalaciones basadas en el uso eficiente de energía, recursos y materiales. Entre esos planes, contemplamos la posible reutilización y reciclaje de insumos”.