La minería sustentable es posible

Hace pocos días, tuvimos la oportunidad de leer en diferentes medios nacionales una declaración suscripta por un reducido grupo de científicos e investigadores del Conicet bajo el título: «Científicos/as e investigadores/as: No es posible una megaminería sustentable». Como representantes de más de 600 Ingenieros de Minas, algunos de ellos científicos expertos en materias particulares de nuestra especialidad, que desarrollamos nuestra actividad laboral en el país, incluso algunos haciéndolo en el exterior ocupando cargos de primer nivel en compañías internacionales, y responsables de una institución que está próxima a cumplir 65 años en defensa de la actividad minera industrial y del ejercicio profesional, deseamos realizar algunas aclaraciones:

  1. «El eje del conflicto gira en torno a un tipo de explotación minera en particular: la megaminería». Pero en primer lugar, debemos aclarar que el término «megaminería», técnicamente hablando, no existe. Las explotaciones mineras, en función de su magnitud o su desarrollo, se dividen en pequeña, mediana y gran minería. 
  2. «A diferencia de la minería tradicional, la mega minería se encuentra prohibida o muy restringida en muchos lugares del mundo. Esta clase de mega minería se realiza en países como Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, China, Chile, Alemania, Inglaterra, Finlandia, Suecia, por citar algunos de los que están a la vanguardia en la actividad. En Argentina, 7 provincias prohiben este tipo de minería, sin que se haya demostrado uno sólo de los efectos perniciosos que sostienen. Además es una actividad constitucionalmente lícita, que produce insumos indispensables para el desarrollo de otras actividades industriales…» 
  3. «Quienes adherimos a esta actividad queremos expresar una fuerte preocupación por las consecuencias que la megaminería tiene sobre la salud y los territorios. Y nos vemos compelidos a hacer de público conocimiento algunas cuestiones técnicas insoslayables…» La Salud de las personas ha mejorado notablemente, miles de familias de compatriotas accedieron a los mejores ingresos. Se dinamizó el comercio, empezaron a tributar en municipios donde antes concurrían por limosnas. Un indicador de mejora en la calidad de vida es el análisis de la mortalidad infantil. En San Juan en el período 2003 – 2016, se destaca una caída del 58,67% contra el 41,21% para el país. 
  4. «Siempre hubo minería y no trajo problemas graves a la humanidad». La megaminería es una de las múltiples formas de minería existentes y es relativamente nueva (en nuestro país funciona desde la década del ’90). Coincidimos en un alto impacto social, pero absolutamente positivo, ya que se generan empleos directos en cada emprendimiento. 
  5. «En 2010, fue sancionada la Ley Nacional de Glaciares (26.639) que prohibe las actividades contaminantes en glaciares y zonas de periglaciar, sin embargo esta ley no se terminó de aplicar.. 
  6. «La megaminería» bien hecha puede no tener efectos dañinos en el medio ambiente y la salud pública». 
    «La megaminería tiene inevitables impactos perjudiciales en el medio ambiente y la salud pública». 
    Como toda actividad industrial y humana la minería produce impactos en el paisaje, no sólo por la mina, sino también en la construcción de caminos, puentes, accesos, oficinas y talleres.
    En una segunda nota continuaremos desarrollando otros puntos por los que la minería sustentable es posible.

Por el Ing. Francisco Almenzar
Presidente de CADIM (Colegio Argentino de Ingenieron en Minas)

Publicado en Diario de Cuyo el 19/03/2020

Ver nota en: https://www.diariodecuyo.com.ar/columnasdeopinion/La-mineria-sustentable-es-posible-20200318-0090.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *