“Hoy no se puede hacer minería sin pensar en un desarrollo económico y social equitativo”

Lo afirmaron durante un encuentro de divulgación sobre la minería sustentable en el marco de la encíclica Laudato Si’, del que participaron profesionales de distintas disciplinas y actores vinculados con el sector.

Daniel Díaz Daniel Díaz

Más de un centenar de empresarios, líderes sociales, académicos y funcionarios participaron días atrás de una jornada de divulgación, cuyo eje fue la minería sustentable en el marco de la encíclica Laudato Si’, del papa Francisco. El documento hace referencia, entre otras cosas, al cuidado del ambiente con la mirada puesta en el ser humano.

Las actividades organizadas por el Instituto de Desarrollo de la Minería Sustentable (IDeMis) y la Ucasal, se desarrollaron por Zoom. Disertaron profesionales de distintas disciplinas y actores vinculados al sector, entre ellos el arzobispo Mario Cargnello; Facundo Huidobro, titular de IDeMis; el secretario de Minería y Energía de la Provincia, Dr. Ricardo Alonso; Rodrigo Frías, de la Cámara de Minería de Salta; Lic. Natalia Casadidio, de la Red de Académicos para la Minería Sustentable, y el empresario Luis Vacazur, presidente de la Cámara de Proveedores de Servicios Mineros y Turísticos de la Puna. Participó como moderador Nicolás Damin, asesor de asuntos asiáticos de la Ucasal.

En la oportunidad se puso de relieve la necesidad de que en toda explotación de recursos naturales se persigan fines de humanización y no sea promovida por la avaricia. Destacaron la mirada social que necesariamente debe tener hoy la minería y resaltaron el valor de sus recursos para que la vida moderna sea posible. Indicaron, además, que la conciliación entre los intereses de todas las partes es fundamental para que los beneficios lleguen a todos los sectores. Apuntaron a que todos los proyectos deben desarrollarse de manera sostenible, con base en lo económico, social y ambiental.

Esta jornada se dio en uno de los momentos de gran empuje de la actividad minera en la región, perfilándose como un actor clave en la economía de Salta.

 El mensaje del Papa

Vale la pena recordar que la encíclica Laudato Si’ convoca a todos los sectores a cuidar el planeta, con un objetivo concreto de frenar de manera urgente el cambio climático, que pone en peligro la vida.

“Cuidar la casa común es cuidar la vida en la Tierra y esto implica salvar la humanidad y evitarle enormes sufrimientos”, explica Francisco.

El Sumo Pontífice desarrolló una serie de criterios para ser tomados en cuenta en las decisiones energéticas y ambientales, para preservar la vida. Además, pide cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y consumo, y en las estructuras de poder. Asegura que los más graves efectos de las agresiones ambientales los sufren los pobres y habla de una verdadera deuda ecológica. Se refiere también al fracaso de las cumbres mundiales sobre medio ambiente, en las que no se puso ni se pone como prioridad al bien común.

De allí deriva la importancia de que todos los actores sociales trabajen en conjunto a fin de impulsar un desarrollo, en el que se vele por los intereses de todos los sectores.

Monseñor Mario Cargnello

“La minería debe ser un factor de humanización y no de avaricia que destruya al hombre”

El crecimiento si es  que no va acompañado de un auténtico progreso social y moral, se vuelve contra el hombre. El desarrollo debe darse en un clima de sobriedad para salvar la casa común. Muchas veces en las ciudades que se generan en torno a las actividades mineras o petroleras, como hay mucho dinero se promociona un gasto desmedido. Por eso hay que favorecer el desarrollo de un nivel de vida más sobrio.

El religioso dijo además, que hay que evitar la corrupción económica que puede generarse entre empresas y funcionarios. Puso el acento en que la minería debe ser un factor de humanización integral y no de una avaricia que destruya a los hombres. El desafío es crecer en transparencia en todo el proceso minero y en todos los sectores involucrados en el trabajo.

Facundo Huidobro

“Hoy es impensado hacer minería sin tener en cuenta el aspecto social”

Hoy vivimos momentos muy particulares en la región, en cuanto al crecimiento de la minería. Un tema que se ha venido planteando desde hace muchos años es la forma en que se hace, lo ambiental, lo económico y social. El funcionamiento de este Instituto apunta a buscar y brindar respuestas a las preguntas que hoy se hace la sociedad respecto a la minería. Lo hace a través de profesionales que brindan esa información tan necesaria.  Los empresarios y todos los actores de la actividad tenemos la obligación de dar explicaciones y de analizar si efectivamente estamos cumpliendo con los objetivos. Esta encíclica nos hace un listado para ver si estamos cumpliendo con la sociedad en cuanto a la forma de hacer minería, en los beneficios que se brindan y en una perspectiva de futuro.

«Cuando hablamos de una minería sustentable nos referimos a esa mirada hacia las futuras generaciones. Qué le dejamos en educación, salud e infraestructura. Hoy el planteo principal está dado en generar una minería pujante, pero con un ojo puesto en las poblaciones que nos rodean».

Hoy, los que hacemos minería sabemos que es impensable desarrollar la actividad sin tener en cuenta en el aspecto social. En este sentido, hay que ver si realmente la gente lo sabe, si lo sabemos transmitir. Allí está el desafío.

Dr. Ricardo Alonso

“Absolutamente todo lo que hay en la superficie proviene del suelo y del subsuelo”

El ambiente, lo social y la minería son temas amplios y herramientas fundamentales para poner en marcha la economía de la región. Argentina es asimétrica, con una enorme cordillera árida y una pampa húmeda riquísima para la producción agrícola ganadera. La minería fue la cenicienta hasta que en los 90 surgieron leyes que permitieron arrancar con la actividad y un poco acercarnos a lo que se ve en Chile, que tiene a la minería como política de Estado. Uno nota que el potencial de su PBI proviene de esta actividad. Es un dato importantísimo de la realidad. Nosotros tenemos como ejemplo yacimientos como Taca Taca en Salta, Pachón en San Juan, que es una gigantesca mina de cobre y que sin embargo no entró en marcha. Sin embargo, del lado chileno casi pegado con Salta la mina de cobre La Escondida va produciendo más de U$S 150.000 millones, 1 millón de cobre fino y alrededor de 6 o 7 mil millones de dólares por año de facturación. Esta es la riqueza que puede generar la minería. En el marco de la Laudato Sí’ es interesante recordar a grande hombres de la Iglesia fueron protagonistas de la minería, como San Alberto Magno, San Isidoro de Sevilla; los papas Juan Pablo I y Juan Pablo II quienes fueron obreros mineros en su juventud. Sobre la cuestión ambiental hay que saber que el ambiente es un sistema dinámico. Hay que entender la historia geológica para entender el por qué de lo que sucede hoy. Hace poco un actor muy conocido hizo una propaganda en la que decía que a causa de la central térmica de Río Turbio se iban a derretir los glaciares de la cordillera. Estas cuestiones son las que hay que marcar, porque ni poniendo 200 centrales térmicas de derrite una gota del glaciar. Tenemos un calentamiento global que existe, pero que tienen más que ver con el tiempo y la dinámica geológica que con el hombre.

Tiene que quedar claro que todo lo que está por arriba del suelo, toda la civilización e infraestructura proviene de lo que está en el suelo y subsuelo. De otra manera no existiría nada.

Rodrigo Frías

“Hay que conciliar los intereses de todos sectores involucrados”

El mensaje del Papa apunta a que el ser humano en su faz económica tenga un comportamiento responsable para consigo mismo y para con los demás. El tema que nos convoca es hacer bien las cosas. La solidaridad de convierte en un requisito social que tiene que ser cumplido por todos, sin distinciones. Las conductas individuales deberían pasar a ser colectivas, respaldadas por las normas. Hay que hacer un pequeño ejercicio reflexivo y repasar las regulaciones al sector minero en el marco del mensaje del Papa incluido en la encíclica, que tiene una vigencia atemporal y universal ya que toca temas que le preocupan a cualquier persona. Nos habla a todos, no solo a los mineros. A doña Rosa le preocupa del tema del agua, a nosotros la desigualdad. A todos nos preocupa la disminución de la calidad de vida humana y la destrucción de la sociedad. Esto pasa cuando dejamos los principios y los valores y asumimos un tipo de existencia como si fuéramos dioses. Hay que proteger la vida en todas sus dimensiones, procurar energías renovables, fortalecer la educación y la formación para no tomar decisiones equivocadas y convocar al diálogo. En síntesis, hay que conciliar los intereses de todos los actores y de los sectores involucrados. Hay que promover una política consensuada y sustentable, cosa difícil pero no imposible.

«Tienen que involucrarse los empresarios, funcionarios, trabajadores, sindicatos, representantes de las comunidades, el hombre de la ciudad. No solo me tiene que ir bien a mí, sino a todos. En esta tarea hay que esforzarse»

Luis Vacazur

«Como originarios quisimos crecer con la minería y el turismo, ser parte del desarrollo»

Soy oriundo de la Puna y de chico no teníamos las mismas oportunidades que los chicos de la ciudad, por lo que teníamos que salir a buscarlas. Conozco muy bien la zona, porque nacimos y crecimos en cercanías de los proyectos mineros. Esta es una actividad que aportó cosas básicas para mi vida, me dio visión, experiencia y muchas ganas de trabajar. Fuimos pobres, pero la minería nos dio la posibilidad de progresar. Nunca fuimos egoístas, por eso fundamos y desarrollamos la Cámara de Proveedores Mineros y Turísticos de la Puna. Somos la primera cámara del país de originarios. Me siento muy agradecido con la vida y con todos los que me abrieron las puertas en Salta. Nos dijimos, en San Antonio de los Cobres solo hay minería y turismo, el resto son actividades de subsistencia. Entonces como kollas quisimos crecer con la minería y el turismo, ser parte del desarrollo, no queríamos servir solo para la foto junto a las llamas, entonces salimos a buscar las oportunidades. Si bien en minería hay mucho en que trabajar, nos a proporcionado la oportunidad de crecer, nos trajo progreso. Muchos chicos que eran asistidos por el Estado hoy son emprendedores. Tenemos 46 socios, todos de las comunidades. Porque un originario también puede ser un empresario, capacitarse, trabajar y generar mano de obra genuina, y lo estamos haciendo.

Respecto a los controles, claro que existen. Y gente de las comunidades se ha formado para eso, por ejemplo en el municipio de San Antonio tenemos una ingeniera en Recursos Naturales. ¿A quién más que a nosotros nos va a preocupar el ambiente?. Y no solos nos preocupamos, sino que nos ocuparnos. Hoy hablamos de una minería nueva, que tiene otra mirada respecto al trabajador, hacia las comunidades, en la que se tiene en cuenta la calidad de vida. Las empresas que llegaron nos han dejado un gran aprendizaje en cuanto a seguridad, calidad en el trabajo, porque exigen el cumplimiento de estrictas normas internacionales. Ojalá todos los sectores de la producción las tuvieran que cumplir, sería muy provechoso para todos.

Natalia Casadidio

“No se puede pensar en desarrollo sostenible sin mirar lo social y lo ambiental”

Los espacios de diálogo, como dice el Papa nos ayuden a dar respuestas integrales. Para eso es necesario que confluyan todas las miradas, las técnicas, los saberes ancestrales, tradicionales, la mirada del Estado, de las comunidades, de la Iglesia. Esto nos tiene que llevar a lo que se llama el cuidado de la casa común. Nos conduce a transformar nuestro mundo, como reza la agenda 2030 de desarrollo sostenible en la que 193 países miembros se comprometieron a llevarla a cabo. En la firma de esta agenda estuvo presente el Santo Padre, para bendecirla. No podemos pensar en un desarrollo sostenible pensando solo en lo económico, sin mirar lo social. Y no podemos mirar lo social sin tener en cuenta lo ambiental. Son tres cosas que están ligadas entre sí.

Es imposible pensar un mundo desde una sola óptica. Este es el llamado que nos hace el Papa. Estamos convencidos de que la minería es fundamental para el desarrollo sostenible, porque aporta a 17 de los objetivos de la agenda y a todas las metas. Pero tiene que ser una minería inclusiva socialmente, sostenible ambientalmente y tiene que llevarnos a la prosperidad económica.

En nuestra región la minería se desarrolla en la Puna. Se presenta como una oportunidad de desarrollo concreta, de mejorar el bienestar de quienes habitan este territorio, que en su mayor parte son pueblos originarios, que históricamente han sido olvidados.

 

Publicado en El Tribuno el 15/12/2020

Ver nota: https://www.eltribuno.com/salta/nota/2020-12-14-7-42-0–hoy-no-se-puede-hacer-mineria-sin-pensar-un-desarrollo-economico-y-social-equ

Monseñor Mario Cargnello. Foto: El Tribuno

itativo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *